La esquina

josé / aguilar

Rajoy inaugura la campaña

MARIANO Rajoy abrió ayer la campaña de las elecciones generales. Le falta decir la fecha en que la convocará oficialmente -sólo él la conoce-, pero el pistoletazo de salida se produjo el 2 de julio de 2015. Y en un territorio de tradición roja, el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Fue allí donde Rajoy presentó la oferta electoral del PP: una previsión de crecimiento económico del 3,3% en 2015 y del 3% en 2016 y, sobre todo, el adelanto de la rebaja del Impuesto sobre el Rendimiento de las Personas Físicas, que estaba prevista para el año que viene y que se aplica seis meses antes. O sea, desde el 1 de julio pasado. Anteayer. Con dos complementos: la publicación de los datos del paro correspondientes al mes de junio, que vuelve a bajar, y el anuncio del ministro Montoro de que habrá 10.000 millones de euros más para las comunidades autónomas mientras se procede a reformar el sistema de financiación de las mismas.

La estrella es, sin duda, la reducción del IRPF, el impuesto que más ingresos proporciona al Estado y más duele a los ciudadanos porque va directo al bolsillo. El presidente ya tiene la cifra que se ahorrarán los contribuyentes, 1.500 millones, y que empezarán a notar en las nóminas de julio. El colectivo de autónomos, creciente y habitualmente maltratado, verá también disminuidas sus retenciones hasta el 15%. Según sus cálculos, con ésta y la anterior bajada el Gobierno consigue al fin cumplir su promesa de que con el PP los españoles pagarían menos impuestos que con el PSOE en 2011. Ha tenido que llegar casi hasta la próxima convocatoria de elecciones generales para convertir en realidad su compromiso en las elecciones anteriores. También hay más afiliados a la Seguridad Socia que cuando accedió al poder.

Se confirma, por tanto, el terreno en el que Mariano Rajoy quiere centrar la campaña electoral. Es la economía, estúpidos, parece espetarles a sus adversarios. Nada de lucha contra la corrupción, regeneración de la democracia y fortalecimiento de las instituciones. El crecimiento económico, la caída del desempleo -moderada y precaria, pero real- y la reducción de los impuestos, ésas son las bazas de Rajoy. Sólo queda la duda sobre si los votantes irán a las urnas con la mirada puesta sólo en la cartera o tomarán sus decisiones teniendo en cuenta también otras cosas. Imposible profetizarlo con garantías de acierto.

Queda inaugurada la campaña electoral.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios