Editorial

Rajoy pierde un referente cívico

CUANDO aún no se había repuesto del abandono de sus cargos de responsabilidad de sus más directos colaboradores, Acebes y Zaplana, el liderazgo de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular sufre un nuevo deterioro. La presidenta del PP en el País Vasco y destacada luchadora por la libertad y contra el chantaje terrorista, María San Gil, ha anunciado que abandona la comisión redactora de la ponencia política que habrá de ser debatida y aprobada en el congreso de junio, precisamente aquél en el que Rajoy deberá someter su legitimidad como líder nacional del partido al escrutinio de los delegados que representan a la militancia. Lo hace, María San Gil, por su desacuerdo profundo con el responsable de la comisión, José Manuel Soria, que pretende, con el respaldo de Rajoy, atemperar la posición del PP en relación con los nacionalismos para no cerrar el paso a posibles pactos de gobernabilidad en España y para mejorar los resultados electorales del PP en Cataluña y el País Vasco. San Gil estima que esta estrategia descafeína la actitud de firmeza y el españolismo constitucionalista que ella misma ha imprimido a su difícil gestión en Euskadi y a la propia definición ideológica del conjunto de la organización. Si bien es cierto que la principal adversaria de Mariano Rajoy en el PP, Esperanza Aguirre, que le disputa el liderazgo sin disimulo, se ha apresurado a aprovechar la circunstancia para exigirle reflexión al presidente del partido, no es de ahí de dónde le viene el principal problema. El problema grave es que María San Gil es un referente moral y cívico muy destacado, no sólo entre las bases del Partido Popular, que goza de una autoridad pública indiscutible. A diferencia de Acebes y Zaplana, víctimas de las disputas por el poder interno y que han abandonado sus cargos en coincidenc ia con los deseos del propio Rajoy, la presidenta del PP vasco no ambiciona ningún puesto en el nuevo organigrama del partido ni se retira a la actividad privada. Simplemente no acepta la deriva ideológica y estratégica de Rajoy. Es éste quien más pierde.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios