La ventana

Luis Carlos Peris

Rechazo de la Medalla a las Bellas Artes

ROMANONES, cuando comprobó que ninguno de los que le habían prometido el voto para entrar en la Real Academia había cumplido su promesa, reaccionó con la célebre ¡joder, qué tropa!; dicen que Pío Cabanillas, tras cualquiera que fuese la votación, remataba preguntando ¿quiénes hemos ganado?, y no se sabe qué se preguntará Rivera Ordóñez al enterarse de que en el festival que organiza su tío José Riverita en Zahara se anuncia Morante. ¿Dirá aquello de ya no sé si soy de los nuestros o no? Quién sabe, pero la verdad es que si prescindimos de los apoyos de su hermano y de su ex cuñado, la concesión de la medalla de las Bellas Artes deriva más a obra de su peor enemigo que de un amigo sin puñetera idea de la cuestión. Tras devolver Camino y José Tomás las suyas, lo último que le quedaba sería ver a Morante en el festival que se da en el pueblo de su padre en su memoria. Qué lío.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios