La ventana

Luis Carlos Peris

Recuerdos de una extra con la que aliviar el luto

BATURONES en Capuchinos y el bar Puerto en calle Betis eran las cuencas receptoras de más sevillanos con el dinero fresco de la paga del 18 de Julio a punto de ser invertido. La inversión era en cerveza y pescado frito para toda la familia, desde el benjamín a la abuela, la familia en pleno para disfrutar de una velada que se hacía esperar, pero que llegaba en conmemoración del hecho más cerril y bárbaro que registra nuestra historia. Así como El Maravilloso sintetizaba el golpe de Estado como una treta de Belmonte para que él no pudiese debutar en la Maestranza, este día ya no era el luctuoso del 36 sino el de la paga extra que con la de Navidad componía el plus anual del españolito. Hoy, y no se sabe por cuánto tiempo más, continúa en vigor dicha paga extraordinaria, pero afortunadamente ya no es en este día y tampoco este día tiene ninguna singularidad que lo diferencie del resto. Algo hemos ganado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios