Ventana de la memoria

Juan Alberto Fernández Bañuls

Reencuentro

VENÍAN los compadres, calle Gerona abajo, con el regusto todavía en el paladar del café y el bollo de leche del desayuno en ese raro milagro que se esconde en la pequeña confitería de Antonio a la vera de Santa Catalina. La mañana tenía un vaho de letras de Romero Murube y Chaves Nogales. Un hálito de vida verdadera contra la que aún no han podido los desgraciados perfiles que están perpetrando contra la ciudad, unos pocos metros más allá, por el capricho despótico e ignorante de unos regidores empeñados en despreciar el canon humanista de Sevilla y que, visto lo visto, tan poco parece importar a los sevillanos que asisten con una indiferencia acrítica absoluta al progresivo desmantelamiento de lo que nos dejó como legado el desarrollismo franquista de los sesenta, el Prica de los 70 y la ceguera encogida de los arquitectos de los 80.

El tibio sol de la mañana de esta insólita cuaresma invernal se recostaba sobre las paredes de la plazoleta de San Juan de la Palma, sacaba brillos al hermoso azulejo de la Virgen con San Juan y bordaba en oro el letrero de la puerta de los prodigios -Non Surrexit inter natos mulierum...- por la que, así que pasen pocos días, en la atardecida del domingo iniciático, la larga teoría de nazarenos blancos con la cruz de Malta al pecho emprenderá el camino de los siglos atravesando la ciudad de nunca jamás.

Se abrió la vieja puerta ojival que da a la calle de la Feria y, en la quieta penumbra del templo, los compadres asistieron de nuevo al prodigio de ver cómo se alzaba, sobre el esqueleto de patas, mesa y trabajaderas, el que posiblemente sea el más bello y airoso palio de nuestra Semana Santa que aguardaba, pura geometría del mejor mundo que conozco, el coloquio estremecido de dos imágenes que dan vida, y vida verdadera, al paso que idearon los que sí amaban la ciudad y escogieron el mejor camino para hacer realidad todos nuestros mejores sueños.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios