La ventana

Luis Carlos Peris

Regocijo por una semana sorprendente

DECIDIDAMENTE, el centro de Sevilla ha pasado de ser un parque temático en el que únicamente vivaqueaban turistas a un territorio vivo y convertido nuevamente en sístole y diástole de una ciudad maravillosa. Hoy se le pega el pase de la firma a un tiempo luminoso y de pulso desbocado que arrancó con la Davis para adentrarse por un puente que de largo que ha sido parecía un viaducto por el que circuló la vida en su concepto más elocuente e irrebatible. Riadas de personas que iban desde la Alameda a la Plaza Nueva, aglomeraciones en la Encarnación al rebufo de los bebederos abiertos en las setas, visión magnífica, más si eso es posible, bajando en compañía por Mateos Gago hasta la Avenida y todo a través de una postal tan bella como auténtica. Han sido más de siete días de vino y de muchas rosas, todo indica que como aperitivo a lo que está por venir, a esos días señalaítos con epicentro en Belén.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios