Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Reídos

DEL desván, tan apasionante, que tiene TVE se ha creado un refrito en forma de zapping con los mejores humoristas que pasaron por los platós de Prado del Reír y han mandado el programa a La 2 en esa hora indeterminanda en la que la tarde ya ha dejado de serlo y la gente no se ha sentado aún en el sofá para la noche. Está funcionando muy bien de audiencia para ser un espacio del segundo canal y es mejor opción que otros churretes documentales y cinematográficos que pueblan las hondas noches de La 1. Cómo nos hemos reído, el título de estas entregas, hace cosquillas sobre todo en la memoria más que en la barriga, pero de eso se trata si nos ponemos a ver los sketches navideños de Martes y Trece, con los que se abrió el formato hace dos semanas. Josema y Millán imitaban a los famosos y sacaban punta a la vida cotidiana cuando por otros canales, si existían, aún andaban contando chistes.

Martes y Trece fueron brillantes para su época, aunque ahora les percibamos todas sus trampas de improvisaciones de empujón y ya está. En su contexto, en la televisión de su momento, eran audaces y nos regalaron unos cuantos latiguillos como aquel con el que comenzó su declive la difunta Encarna Sánchez. El dúo, que se carbonizó tan deprisa, fue durante años el regalo con el que nos obsequiaba una TVE que andaba desmoralizada con tanta competencia.

El segundo capítulo fue para un tándem que se mantiene intacto y en forma, Faemino y Cansado, y en el atropellado zapping volvió a comprobarse que El orgullo del Tercer Mundo y sus especiales fue de lo más carcajeante que pasó por el cristal en los últimos años. En este caso lo que parecen improvisaciones, son explosiones calculadas. Para saber Cómo nos hemos reído siempre estará ahí la impagable rtve.es.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios