PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Reincidencia del pedófilo

EN 2008, la Unidad de Delitos Informáticos de la Guardia Civil de Sevilla detuvo a uno de los pedófilos más contumaces de España. Ismael es su nombre de pila. Tenía 24 años. Con 28 cumplidos, lo apresan de nuevo cuando se jactaba de ser uno de los más redomados de Europa. Acumulaba en su ordenador 1.300 archivos de menores y se le acusa de abusar de 50 de ellos con la webcam. Con esta hoja de servicios, el juez que lo ha interrrogado en Sevilla decide ponerlo en libertad con cargos. Por lo tanto, será probable que en 2016, cuando cumpla 32 años, este depravado, en su afán de protagonismo por ser el plusmarquista mundial de la pedofilia, será capturado de nuevo por la Policía, a instancias de la Interpol, que ya lo tiene fichado por su intensidad en la búsqueda de criaturas inocentes a las que trastornar. Aprovecha la precocidad en el uso de internet en tantos hogares donde los niños manejan sin control la tecnología y a hurtadillas se lanzan a dar gusto al morbo de lo desconocido.

Me parece un dislate que se ponga en libertad a una persona que vive por y para la pedofilia. Volverá a encender un ordenador, enlazará mediante nuevos alias con las tramas internacionales del mercadeo de pornografía infantil, y continuará engordando su censo de niños traumatizados y familias angustiadas mientras aguarda a que le juzguen por los abusos contabilizados anteriormente.

En una sociedad donde de verdad se afrontara atajar de raíz los problemas, este obseso de los abusos sexuales habría sido internado por orden judicial en un centro especializado donde trataran su patología. Es lo mejor para la sociedad, y lo más adecuado para él. Soy consciente de que resulta difícil, lento y costoso desprogramar un cerebro así de dañado y tan carente de escrúpulos. Y no hay garantía de rehabilitación. ¿Se atreven, por contra, a calcular cuánto vale el daño psicológico y moral de todos los menores que caigan en sus trampas mientras, por inercia procedimental, dejamos que reincida una y otra vez?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios