Editorial

Responsabilidades por el 'New Flame'

EL pasado 12 de agosto, el carguero panameño New Flame encallaba en la bahía de Algeciras con 42.000 toneladas de chatarra y 500 de fuel a bordo tras colisionar con el petrolero Torm Gertrud. Casi de inmediato, la Junta estableció dispositivos preventivos ante los eventuales vertidos de productos contaminantes y el Gobierno de Gibraltar (el barco encalló en sus aguas) organizó las labores de extracción del combustible y de rescate del buque. Todo ello ante la mirada atenta de los grupos de la oposición andaluza y de los colectivos ecologistas. Han pasado cuatro meses y medio y es ahora cuando el New Flame se va a hundir tras partirse en dos. En apenas cinco días, el buque ha vertido 144 toneladas de residuos sobre las playas de Getares y El Rinconcillo, la Junta sostiene que el kilómetro de costa afectada está ya prácticamente limpio y el Ejecutivo de Peter Caruana subraya que no hay riesgo de contaminación, pues ha retirado el combustible y ha bloqueado las entradas a los tanques del barco. Se supone, pues, que los vecinos de la comarca del Campo de Gibraltar tienen que estar tranquilos. Ocurre, sin embargo, que la realidad de los hechos desmiente esta apariencia de tranquilidad. De primeras, porque ni Gibraltar ni la Junta han sido capaces de sacar el barco en todo el otoño, siempre pendientes de que se rompiera en dos. En segundo lugar, porque los residuos siguen llegando a la costa andaluza. Y en tercer y último lugar, porque no se adivina que los esfuerzos de la Junta hayan obtenido resultado alguno cuando, a estas alturas, el propio Consejo de Gobierno anuncia que demandará al Gobierno del Peñón por daños y perjuicios y reconoce que no sabe si la chatarra ha sido liberada. En resumidas cuentas: no ha habido eficacia en la gestión de la crisis y, además, se cuenta con muy escasa información sobre lo que de verdad sucede en torno al barco siniestrado. Media España gritó en su día "Nunca Más" ante el vertido del Prestige en aguas de Galicia. Aquí en Andalucía nos conformaríamos con que la Junta se enterara de qué está pasando con el New Flame.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios