PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El Rey da el pregón del Betis

EN el Palacio de La Zarzuela se dieron ayer la mano la Monarquía y la República, y acabaron hablando de la Tiranía. El Rey recibió en audiencia a la directiva de la Federación Española de Tenis, presidida por el sevillano José Luis Escañuela, quien fue presidente del Ateneo Republicano de Andalucía y de la Asociación de Abogados Progresistas de Andalucía. Empezaron hablando del batacazo de Nadal en Roland Garros por no granjearse enemigos en Madrid y renunciar al estreno de la Caja Mágica. Pero a ambos les preocupa más el descenso del Betis y cómo desmontar la dictadura de Lopera, con él en Jabugo, para encauzar la transición blanquiverde en Heliópolis. España, ayer y hoy: consenso, libertad sin ira, pacto de todas las fuerzas béticas, derogación de las leyes fundamentales del movimiento loperista y restauración del Betis de todos y para todos. Está por ver quién será el Adolfo Suárez que haga la reforma sin ruptura.

Si será fácil ponerse de acuerdo sobre el sino del Betis que el hijo de la bética más ilustre, doña María de las Mercedes (fallecida en el año 2000, fecha del último descenso), le confesó al abogado que gestionó el traslado a Sevilla de los restos mortales de Diego Martínez Barrio (presidente de la República en el exilio) cómo su madre le llamaba cada vez que perdía su equipo para buscar una explicación a las inexplicables derrotas del Betis. Y de tantas conversaciones a cuenta del manque pierda, el Rey hizo ayer el pregón del sentimiento verdiblanco: "Menos mal que mi madre no ha visto el descenso, porque lo hubiese pasado realmente mal".

El Rey pregunta por el Betis, y no llama al club porque en él nadie sabe ni contesta. Es una sociedad anónima de desaparecidos. El Betis existe porque da conversación incluso en La Zarzuela. El Betis es más que un estado de ánimo. El Betis es metafísica. Por eso no mete el balón entre los tres palos. Y lo dirige un fantasma.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios