desde mi córner

Luis Carlos Peris

Reyes, un motivo para la ilusión

No se parece en nada al que se fue a Londres, pero tiene tanto talento con el balón que la mejora sería evidente

AUNQUE nada tiene que ver con el futbolista que se fue de Nervión a Londres, la posibilidad de que José Antonio Reyes vuelva a casa sería una buenísima nueva para el Sevilla. Sin duda, el equipo se beneficiaría de la calidad de un futbolista que le pondría racionalidad al fútbol del equipo sevillista. Sería como una alta dosis de calidad para beneficio del sentido depredador de Kanoute y Negredo a la par que haría de señuelo para que la afluencia al coliseo de Dato aumentase. Y es que el utrerano tiene tirón y una enorme cantidad de aficionados que le profesan admiración desde que encandilase en la ciudad deportiva.

No sé si las arcas sevillistas están como para asumir una ficha de tan alto standing como la que disfruta Reyes en el Atlético de Madrid. Doctores tienen las cuentas de cada cual para que cada cual vaya con su cada cuala y el Sevilla sabrá si le salen las cuentas con este futbolista. Personalmente creo que sería un fichaje acertado porque cuando el nivel de compromiso del utrerano es el adecuado, su calidad es indiscutible. Y en Sevilla, a tiro de piedra de Utrera y con su núcleo amistoso de siempre ese nivel de compromiso no hay por qué ponerlo en duda, ya que estaría a favor de querencia y así es más fácil que el fútbol que atesora le salga por las botas.

Ahora bien, difícilmente vamos a encontrarnos con aquel Reyes que dejaba contrarios atrás sin despeinarse. Eso únicamente lo hizo con la camiseta del Sevilla y con la roja del Arsenal, a las órdenes de su paisano Joaquín Caparrós y de su gran valedor Arsène Wenger. Volvió a brillar en el Madrid, en el Benfica y en el Atleti de Quique Sánchez Flores, pero ya más como pensador que como aquel relámpago que convertía a los rivales en picas para un slalom vertiginoso. De todas formas es tanto el talento que tiene con el balón en los pies que si a ese talento se le hubiese equiparado el que ha exhibido fuera del campo estaríamos ante una figura de época.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios