hoja de ruta

Ignacio Martínez

Ricos ricos

LA marca de coches deportivos de lujo Porsche bate récords. Ha vendido en agosto más de nueve mil ejemplares de sus cinco modelos en todo el mundo. Es un aumento del 43,4% respecto al mismo mes del año pasado; éste ha sido el mejor mes de agosto de la historia para la marca alemana. Ya ven, hay quien hace su agosto mientras algunos pasan apuros para llegar a fin de mes, los particulares que estaban en Bolsa han visto cómo sus ahorros se han reducido a la mitad desde 2007 y todo dios hace apuestas sobre la quiebra de Grecia. La crisis va por barrios. De hecho de los cinco distribuidores oficiales de Porsche que hay en Andalucía, dos están en Marbella. Este fabricante ha vendido en los ocho primeros meses del año 80.412 unidades en el mundo. Busco en un catálogo los precios, para hacerme una idea de qué estamos hablando y encuentro gangas a 51.667 euros y otros un poco más onerosos por 222.762.

Supongo que si el Gobierno español, como han hecho antes los ejecutivos conservadores de Francia, Italia y Portugal, pone un impuesto a las grandes fortunas, esta industria alemana con tantos clientes en esa gama de posibles no se vería afectada. Sorprende que el PP considere demagógico poner en vigor este impuesto, que no está claro que vaya a suprimir cuando llegue al Gobierno. Rajoy tiene una particular falta de habilidad con los números. Las decenas de trajes, americanas, pantalones, cinturones, zapatos y demás complementos que Camps y tres de los suyos recibieron de la trama Gürtel, quedaron reducidos a "tres trajes". El impuesto de patrimonio fue suspendido por el Gobierno en 2008, hace tres años, pero Rajoy se lamenta de que se reponga algo que se quitó "hace un año". Si Barreda no era un contable, Rajoy tampoco lo es....

El Partido Popular tiene razón en afearle al PSOE falta de criterio en este asunto. Rubalcaba en una entrevista el domingo precisaba que el impuesto sobre patrimonio no se eliminó, sino que sigue vigente con una exención del 100%. Y se recuperará sólo en parte, de tal manera que el último año que se pagó se recaudaron 2.100 millones y ahora puede estar en 1.400. En todo caso, no parece que el mundo esté como para que los que más tienen no contribuyan más. En algún caso, mucho más: antes del verano conocimos que una familia de banqueros españoles tenía distraídos unos miles de millones de euros en Suiza desde la guerra civil. Se supone que no es de aplicación en este caso el argumento de Rajoy de que este impuesto grava dos veces el trabajo. No. En esta coyuntura nos pueden ayudar los ricos ricos de varias generaciones, para los que la crisis es un asunto lejano. Se pueden permitir abogados que les saquen del apuro. Contables que les lleven unas cuentas blanquísimas. Y hasta conseguir que Porsche haga sus mejores cifras de la historia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios