La ventana

Luis Carlos Peris

Rosamar y el sentido de la medida

AUNQUE haya quien vea en esta reflexión un pecado demasiado frecuente en el sevillano, el de ombliguismo, estoy en sintonía con Rosamar, la impagable delegada de Fiestas Mayores. Bueno, con Rosamar suelo estar siempre en la misma onda y no sólo en esta nueva muestra de sensatez y de observancia de algo que también, como el ombliguismo, fue consustancial con el sevillano, el sentido de la medida. Sentido de la medida es, por ejemplo, que los palios no tengan que montarse en la calle por su desmesura, que para cortarle las orejas a un toro baste con veinte pases bien pegados o que la Feria dure lo que tiene que durar, ni un minuto más. Y por ahí ha tirado Rosamar a pesar de la presión hostelera, dejando la Feria en su justa medida de seis días con sus noches más la propina del lunes del alumbrado, ni un solo día más por mucho que la Feria próxima no sea de abril sino de mayo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios