Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Sacapún

CARLOS Sobera gritaba y se pegaba empujones de alboroto en Sing Star, a ver si así daba vida al karaoke. En Antena 3 la banda sonora lacrimógene acompañaba al extenso capítulo del reencuentro de una familia con su hogar calcinado en Esta casa era una ruina. En el prime time no caben las moderaciones. El exceso, ya sea por euforia o por dramatismo, es la pátina que cubre a los programas destinados al gran público. Al final el espectador queda agotado de tantas emociones.

Tras hora y media de melodramón, Antena 3 giraba casi a la una de la madrugaba al buen rollete anfetamínico. Era el estreno de El sacapuntas, un programa de graciosos del que no se esperan muchas entregas. Peta Zetas murió a las pocas semanas y estaba algo mejor.

El ex Noche Hache Antonio Castella conduce este mareante camarote de los Marx. Un saltimbanqui programa que entrelaza situaciones cómicas con anónimos sin orden y con bastante desconcierto. Las buenas vibraciones iniciales quedaron en un espejismo. Pero tal vez lo mejor del debut fue la autoparodia de ¿Dónde está corazón?, donde los contertulios debatían acaloradamente sobre una pareja de novios, posiblemente actores, que no se arrimaban demasiado sexualmente según los amigos. Ahí estaba María Patiño berreando sin esfuerzo. Se nota que a los del corazoneo les salen sin querer sus vehemencias. También fue salvable el espíritu de la sección de Tony Rodríguez como El Mileurista. A lo Hormiguero demostraron cómo hacer una tele de plasma con varias nociones de pretecnología. Lo demás fue una sucesión de bromas pactadas, desde un novio inflado a fresas a un tipo puesto en aprietos con un maletín, que se convirtió en una sesión inconexa de fuegos artificiales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios