Pantalla táctil

Helena Arriaza

Salud VS. Televisión

LA salud y la televisión son grandes enemigas. La medicina es un tema que por lo general se trata de forma frívola en la pantalla. ¿Cómo un aspecto tan importante en la vida de las personas puede estar tan descuidado en el medio de comunicación más consumido? Es indignante cómo en la mayoría de programas se habla de salud con fines muy distintos al de divulgar. ¿Qué sería de un magacín matinal de La 1 sin su sección de consejos médicos? Saber vivir forma parte de las mañanas de la pública desde hace años. Manuel Torreiglesias charlaba con los espectadores hasta que la cadena le despidió en el año 2009 pero el espacio se ha mantenido hasta hoy, que es una sección más de La mañana de La 1. Una parte del magacín donde las meteduras de pata ya forman parte de la historia de la trayectoria de Mariló Montero. Hay que tener mucho cuidado con quien puede tomar la palabra en este tipo de secciones. Otro de los aspectos a criticar de casi todos los espacios dedicados a la medicina es el fin publicitario con el que se realizan. Según RTVE el despido de Torreiglesias se debió a que detectaron "que en el programa que ha venido dirigiendo se han incumplido algunas normas básicas de la cadena relativas a la inserción de espacios de publicidad". Como si con su marcha hubieran acabado con el problema. Para nada ha sido así. Y esto ocurre en más cadenas. Hace unos meses La Comisión Nacional de Mercados y Competencia sancionó a Telecinco por la emisión de un microespacio de salud en el programa Sálvame diario con publicidad encubierta. Por no hablar de cómo se utilizan a los rostros conocidos como reclamo publicitario de clínicas, medicamentos o productos de higiene. Los servicios informativos también se lucen. ¿Que no tienen temas de los que hablar en verano? Pues nada más cómodo que recurrir al calor y las altas temperaturas para emitir infinitas noticias sobre consejos superficiales de hidratación, protección solar y la buena nutrición. Recomendaciones que no van más allá de lo que todos sabemos: Que hay que beber agua, ponerse crema en la playa y no cometer excesos en la alimentación. ¿Que hay un bombazo sobre una enfermedad? Pues a rellenar durante semanas los programas con el ébola y luego a olvidarlo por completo.

Menos mal que en Andalucía tenemos la excepción a todo esto: Salud al día. Deberían existir más programas como este. Es el formato que más alegrías da a Canal Sur. El éxito del programa conducido por Roberto Sánchez radica en que cuentan con colaboradores expertos en cada tema que tratan, que se toman en serio las recomendaciones que dan a los de casa, que su presentador sabe de lo que habla y que se nota que para el equipo del programa lo más importante es el espectador. Salud al día sí divulga de verdad. No se dejan nada en el tintero. Deporte, nutrición o cuidados preventivos son los temas tratados de forma magistral cada fin de semana. El formato es la mejor demostración de que con amenidad, respeto y rigor se puede hablar de salud en televisión.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios