carta abierta

Sandra Cerna

Saludos a Sevilla en su Feria

ESTE lunes de alumbrao marca el comienzo de otra Feria en Sevilla. La portada, con sus tres grandes arcadas, resplandeciente en tonos de azul que recuerdan al mar, invita al pueblo sevillano a disfrutar sus alegres días de fiesta. Sevilla se viste de colores y de brillantes luces. Se adornan las casetas con guirnaldas y flores. Una más luminosa que la otra. Con el rebote de música y alegres risas, de caseta a caseta, comienza el desfile de las bellas mujeres y los guapos sevillanos. Van todos vestidos con vestimenta festiva. Mantillas de encaje, peinetas y abanicos de marfil. Trajes elegantes y flores en el cabello.

Todo esto me lo contaba mi hija Laura en años pasados. "Mamá, tienes que venir… es tan bello, se disfruta tanto, hay mucha alegría". ¡Cuánto gozaba mi querida hija de las fiestas de su ciudad adoptiva! Cómo lamento yo no haber estado compartiendo su alegría como siempre me pedía... Y ahora, ya no puedo.

La Feria, con sus luces, su música, con el bullicio de buenas amistades, era, como un reflejo del carácter de Laura, alegre y feliz. Para todos, Laura siempre tenía una sonrisa y una palabra agradable. Yo sé que, aunque ya no pueda estar Laura con ustedes durante la Feria , ni con su hijo y su querida novia, que era su mejor amiga, su espíritu se une a todos los sevillanos en esta semana de Fiesta.

Este lunes también se celebra el Día de las madres. El primer año sin Laura. ¡Qué desconsuelo más profundo causa su ausencia! Sufro como madre y como abuela de su hijo Michael, que vive a diario la pérdida terrible de su adorada madre. Al pueblo sevillano, de nuevo les suplico que no la olviden. Que la recuerden en sus oraciones. Que recuerden su brillante sonrisa y el amor que sentía por su bella ciudad. La ciudad donde su vida fue tan cruelmente truncada.

Recuerden también que esa sonrisa se apagó con la conducta malvada del perverso asesino que destruyó su vida y destruyó la nuestra. Un monstruo que merece pagar por su maldad con lo máximo que permita la ley.

Levanten su voces para reclamar Justicia para Laura... Con mucho cariño, Sandra.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios