La ventana

Luis Carlos Peris

El Salvador, un rincón sensiblemente mejorado

DELICIOSO cuando el sol va alejándose por Sagasta contemplar dicha huida desde los aledaños y cómo, progresivamente mortecinos, sus rayos se reflejan en la fachada de la iglesia. La plaza recién pavimentada ha ganado, las farolas son las adecuadas, sin necesidad de genialidad alguna, Martínez Montañés asiste silente al espectáculo de vida que allí se da durante una buena parte de la jornada y se trata de un espacio gratamente recuperado. Así como me gusta el giro que ha tomado la plaza de San Francisco con los veladores instalados por ese gran conseguidor que es Juan Robles, también me place contemplar la fachada de la iglesia del Salvador convertida en una paleta donde se mezclan varios tonos pastel. Y, más que nada, el espectáculo único de cada día viendo cómo el sol, ya ni joven ni fuerte, se bate en retirada para que quede una plaza sensiblemente mejorada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios