Desde mi córner

Luis Carlos Peris

San Fernando y su premonición

Ya el Rey Conqueridor se preguntaba lo mismo que se pregunta el bético de ahora, ¿dónde está mi Betis?

TODOS preguntan por el Betis, pero el Betis no responde. Qué más quisiera el Betis que poder responder y decir dónde está, en qué zulo lo tienen secuestrado. Hasta el Rey pregunta por el Betis y siente alivio por el hecho de que su madre no haya vivido este descenso tan catastrófico. Y la verdad es que su madre, Doña María, ha tenido doble suerte, pues tampoco vivió el penúltimo descenso, aquél tan ominoso del año 2000, cinco meses después que el Arzobispo Amigo inaugurase a bombo, latines y platillo cierto platillo volante que nueve años después está como aquel día, inconcluso y con nueve años más.

Por todos los recovecos, incluso los más impensables, se pregunta dónde está el Betis, qué pasa con el Betis y, lo más inquietante, qué pasará con este Betis. Es la incógnita más difícil de despejar y tiene mucho de broma macabra lo de qué será del Betis, si sobrevivirá a su secuestro y en qué condiciones será soltado... si es que lo sueltan. Lopera está hundido, se dice desde las cloacas de Heliópolis, y roto de dolor, pero el tío no hace nada por evitar que su hundimiento -¿ha visto usted El Hundimiento?- arrastre para siempre algo tan arraigado en el corazón de tantísima gente y que tantas lágrimas está haciendo verter desde la atardecida del Domingo de Pentecostés.

Es un caso éste del secuestro del Betis, todavía Real Betis Balompié, de una magnitud inusitada, la de cómo un solo tío puede hacerle tanto daño a tantísima gente. Y también un caso en el que toma un protagonismo increíble la indecencia. ¿O no es indecente que con el cuerpo aún caliente se hable de dinero? Y se habla de dinero con las descalificaciones habituales, mofándose incluso de ofertas que ni siquiera han visto la luz. Todos preguntan por el Betis, el Rey incluido, como se preguntaba ese gran bético que fue San Fernando según Silvio. ¿Dónde está mi Betis? se preguntan los béticos de ahora. ¿Alguien sabe dónde está ese Betis por el que tanta gente llora?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios