Desde mi córner

Luis Carlos Peris

San Mamés no juega, suerte...

Si el factor campo no amenazase tan determinante como puede serlo hoy, nadie dudaría del éxito sevillista

TREMENDO lo que se fía para esta noche en esa Catedral laica que es San Mamés. Si la cosa se dilucidase en Sevilla no habría ni un cristiano que pusiese en duda el carácter de favorito del Sevilla, pero uno se conoce a sus clásicos, ha vivido innumerables veces el ambiente de esa caldera y aunque sigue considerando al Sevilla como finalista de Copa, las cosas no son tan claras. El calor ambiental de San Mamés, por ejemplo, fue fundamental para que Athletic Club ganase dos Ligas a pesar del Barcelona de Schuster y Maradona o del Real Madrid de Stielike y Juanito, que eran infinitamente superiores a los leones.

Pero es tan superior el Sevilla a este Athletic, tienen tanto peso específico sus individualidades, es tan milagroso Kanoute, tan incisivo Jesús Navas, tan seguro Palop y todo su sistema defensivo que lo más probable es que haga buena la bravata presidencial para engullirse al león desde la cola a la melena. Particularmente creo que la frase de José María del Nido no favorece de salida al equipo, pero cada cual con su cada cuala y tampoco está en edad el racial abogado de cambiar de forma de ser, que cada uno es como es y los virajes tienen su momento en la vida. Quizá llegar de puntillas, meter la mano en la lata y salir corriendo hubiese sido más práctico.

No sé si, al cabo, el Sevilla va a comerse al león, pero creo que antes habrá de darle caza. Lo cierto es que estamos ante el día más importante en el curso sevillista, más importante que aquél que amaneció en Génova. Sobre todo porque el genovés pasó a peor vida y éste trae la llave para otro curso triunfal. Puede y debe el Sevilla hacer buena en San Mamés su condición de infinitamente superior, pues si Athletic Club tiene a Llorente, él cuenta con media docena de futbolistas bastante mejores que el corpulento ariete riojano. Comerse al león es el objetivo, Del Nido lo asegura antes de cazarlo, pero se juega en la leonera, cuidado y suerte, mucha suerte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios