La ciudad y los días

carlos / colón

Sanidad pública

LOS colapsos que se están produciendo en los servicios de urgencias de los hospitales sevillanos, o las habitaciones de dos enfermos ocupadas por tres, tienen que ver con las afecciones debidas a la ola de frío. Pero esto sólo agrava un mal crónico: el de la falta de recursos destinados a la sanidad pública. Se da una circunstancia llamativa: sobran enfermos mientras cada vez más profesionales sanitarios tienen que emigrar. ¿Cómo es posible? Si los enfermos son la demanda parece absurdo que la oferta de empleo público para los sanitarios sea tan restringida que muchos tengan que buscar trabajo fuera de España. El problema, evidentemente, está en el intermediario, que es la Junta, y en sus prioridades presupuestarias.

Repaso algunos titulares de los últimos años, porque la crisis sólo ha agravado un problema que ya existía: "El 90% de los MIR que ha finalizado en 2013 en Andalucía está abocado a emigrar"; "3.400 MIR buscan trabajo fuera de España, mil más que en 2012"; "Personal sanitario: Andalucía paga la formación y Alemania los contrata"; "Ya se superan los 4.200 médicos demandantes de empleo, según los últimos datos del Servicio Público de Empleo Estatal"; "Cataluña, Madrid, Comunidad valenciana, Andalucía y Canarias encabezan la lista de comunidades que ven marchar a sus facultativos"; "La sanidad pública de Andalucía ha perdido 7.000 profesionales desde 2008".

Si esto en vez de ser un artículo fuera una película, y estos titulares se oyeran mientras se ven imágenes de los servicios de urgencias, se comprendería mejor lo absurdo de esta situación dramática. Tenemos muchos jóvenes con vocación que cursan una carrera durísima y querrían trabajar en su tierra. Tenemos unos magníficos profesionales que deben trabajar en condiciones de extrema presión. Y tenemos muchos enfermos. ¿Qué falla entonces para que esta demanda no genere una oferta de empleo suficiente? La gestión de los presupuestos públicos. Los profesionales del cine celebraron en la entrega de los Goya que el cine español haya encontrado su público. Pues los sanitarios españoles hace muchos años que han encontrado el suyo, que son los enfermos que los necesitan para recibir sus prestaciones en los plazos y condiciones exigibles en un país desarrollado. Y sin embargo sobran a la vez sanitarios y pacientes. La responsabilidad es de quienes administran los recursos públicos sin dar la necesaria prioridad a lo urgente sobre lo suntuario o lo superfluo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios