Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Selección

CUANDO España juega tan bien, pese a sus debilidades en defensa, todo resulta más fácil de contar y disfrutar. A Manu Carreño, en esta ocasión sin Paco González, se le tolera mejor a los oídos cuando todo va rodado. Fue un feliz debut de almuerzo que nos hace olvidar aquellos estrenos tan lamentables con que habitualmente nos maceraba la selección. No hace falta remontarse al 82 con Honduras, también tenemos el más soporífero partido registrado, el de Uruguay en Italia 1990. O aquel empate a deshoras ante Corea, en Estados Unidos. Al fiasco de primeras había que sumar la languidez de José Ángel de la Casa en los comentarios.

Con los de rojo controlando el balón todos los locutores se digieren. Aquel tiki-taka que irrumpió con Luis Aragonés se subrayaba con las encendidas narraciones del infortunado Andrés Montes, en La Sexta recién estrenada, quien acuñó ese término que es escarapela del equipo de Iniesta. Hacía bien Camacho en indignarse por la indiferencia que el gremio futbolístico ha tenido con el manchego, que no luce un balón de oro por la intrusión mediática y mercantilista del entorno de Messi y el Bicho del Madrid, que ya para colmo cuenta con un canal temático en abierto para recordarnos a cada momento sus proezas conjuntivas.

Ya por la medianoche lo típico es darle vueltas al puchero hasta que se quede bien turbio. En El chiringuito de Jugones de Mega el debate se centraba en la implicación o identificación nacional del goleador Piqué a raíz de perforar el muro checo. En ese instante Pedrerol y los suyos no tienen problema en cubrir todos los minutos del mundo para polemizar entre galgos o podencos. Hasta en la felicidad estos futboleros saben amargar la fiesta al público.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios