El parqué

Pablo Cumella

Semana de infarto

LOS movimientos en el sector eléctrico, la resurrección de los bancos y la bajada del precio del petróleo se convirtieron en el elixir que permitió a la bolsa española salir del coma y recuperar el pulso en una semana de locura. Si el martes el Íbex amenazaba ruina tras conocerse la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa, el anuncio por parte de ACS de su intención de desprenderse de su 45,3% de Unión Fenosa revitalizó los mercados. El resultado fue el cierre del Íbex 35 con una ganancia del 4,5%, la segunda mayor del año. Ni la rebaja de las previsiones de crecimiento de la economía española para 2009 realizada por el FMI, ni el anuncio de severos ajustes en Spanair impidieron que el selectivo cerrara este viernes en 11.895 puntos, tras recuperar 500 enteros en los cinco últimos días de cotización.

El protagonismo absoluto correspondió a Unión Fenosa, a la que ACS ha colgado el cartel de se vende. Mientras crecen las especulaciones sobre los posibles novios de la eléctrica gallega, las acciones de la eléctrica se disparan. En la semana, recuperaron un 33%, hasta los 14,74 euros. Los títulos de ACS se revalorizaron un 10,43% en el acumulado semanal, mientras que Iberdrola avanzó un 6,5%. Mejor aún fueron las cosas para Telecinco, que subió un 18,2%, Cintra, con un rebote del 17,56%, e Iberia, que se disparó un 14,71% en la semana.

En el sector bancario, las subidas fueron del 7,33% para los títulos del BBVA, del 4,63% para el Santander, superiores al 5% para Bankinter y Banesto, y del 3,74% para el Sabadell. No corrió la misma suerte el Banco Popular que, castigado por su su papel como acreedor de Martinsa-Fadesa, se dejó un 1,37%. Rojo también el balance semanal para Repsol YPF, que retrocedió un 3,45%, en contraste con Telefónica, que subió un 1,75%.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios