El parqué

Raimundo Díaz

Semana para olvidar

LA primera y corta semana bursátil del año se ha convertido ya en un periodo para olvidar por parte de los inversores, aunque también haya muchos que hayan extraído sabias conclusiones del derrumbe generalizado de la gran mayoría de valores (sólo 4 de los 35 lograron ganancias). El Íbex ha sufrido, desde el miércoles y hasta ayer, un retroceso del 3,82 por ciento, lo que supone el segundo peor comienzo desde su creación en 1992, lastrado por el temor a la recesión de la economía estadounidense y el elevado precio del petróleo.

Desde su puesta en marcha, el selectivo sólo ha registrado pérdidas en la primera semana de cinco ejercicios y la de este año es la segunda mayor tras la de 2000, cuando cedió el 4,63 por ciento. Aunque bien es cierto que en este estreno de 2008 se han conocido también datos preocupantes sobre el futuro a medio plazo de la economía española, como el aumento del paro en el conjunto del año pasado, algo que no ocurría desde 2003, y una inflación disparada que ha batido su pero marca en doce ejercicios para situarse en el 4,3 por ciento en el conjunto de 2007.

A todo ello hay que sumar las incertidumbres sobre la evolución de las compañías a lo largo de un año que empieza con el precio del petróleo superando los cien dólares en EE UU y coqueteando con esa cota psicológica de tres dígitos en Europa. Repsol se ha apoyado en ello para liderar las ganancias semanales con un 0,9 por ciento. Con el descenso, el selectivo español finaliza en 14.602,30 puntos, el nivel más bajo desde octubre, cuando los mercados se recuperaban de los severos recortes de agosto por la crisis de las hipotecas de alto riesgo o subprime de Estados Unidos y las turbulencias financieras.

Las caídas más abultadas fueron para Inmobiliaria Colonial, que cedió el 15,96 por ciento y continuó así con el desplome iniciado en las dos últimas sesiones de 2007.

Abengoa saldó su estreno en el Íbex 35 con un descenso del 14,14 por ciento, y estuvo seguida de Iberia, que se dejó el 10,67 por ciento ante la falta de noticias sobre su futuro. También cayeron con fuerza las constructoras FCC (9,82 por ciento) y ACS (8,98 por ciento), así como la otra debutante del Íbex, la farmacéutica Grifols, que bajó el 8,83 por ciento.

El único posible, y discutible, consuelo es que el resto de mercados europeos también han comenzado el año en rojo, con caídas semanales del 3,21 por ciento en el DAX alemán, del 1,68 por ciento en el FTSE londinense, y del 2,98 por ciento para el CAC parisiense.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios