El parqué

Pablo Cumella

Sesión para olvidar

LA renta variable española vuelve por sus fueros y el efecto negativo que reina en el exterior se evidencia en el mercado. La ausencia de certezas y la persistencia de la desconfianza se hacía fuerte y, al cierre, el Íbex 35 marcaba un recorte del 0,67%, hasta 13.341 puntos, menos acusado al cierre gracias a la mejora experimentada en los últimos minutos de negocio europeo por Wall Street. El Índice General de Madrid cerraba el día en los 1.438,89 puntos tras caer un ligero 0,34 %.

En Europa, se registraban mínimos de las últimas seis semanas ante la caída de los bancos y por el repliegue de las materias primas. Pérdidas generalizadas en los principales indicadores. Así el de París cedía en la jornada un 1,27%, el de Francfort un 0,77% y el de Londres un 1,24%.

Entre lo más destacado del día, las previsiones de la OCDE que muestran una economía europea lastrada por la crisis, con un crecimiento global del 1,7 %, dos décimas inferior a la estimación realizada en diciembre. Para España la caída es mayor y estima nuestro PIB en 2008 en el 1,6 % y en el 1,1% en el próximo ejercicio, mientras que en Estados Unidos los datos se mostraban mixtos, con alguna presión inflacionista y una buena cifra del Indice de Gestión de la Oferta no manufacturero que, al final, se ha impuesto en la sesión. Entre los valores, destacaban las caídas de Iberdrola Renovables, ante la tibieza con que se ha mostrado en su salida al mercado su homóloga lusa EDP Renovables, con un recorte del 3,21%. También se mostraban a la baja, Telecinco, con un 2,06%, y Acciona y Mapfre. Las ganancias las encabezaba Endesa, ante la subida de las tarifas eléctricas, junto a su inversión de 39 millones para reducir las emisiones de sus ciclos combinados. Acababa la jornada con un alza del 5,12%. Iberia también se recuperaba, después del fuerte castigo de las últimas jornadas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios