Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Sevilla sigue soñando y bien despierto

Sólo los dos equipos de Manchester y el PSG de Emery intimidan en las vísperas del bombo

Sin despeinarse y con el viento de popa que, a la misma hora, soplaba desde Anfield, el Sevilla entró por quinta vez en el Olimpo que significa estar entre los dieciséis mejores de Europa. Empatando con la ley del mínimo esfuerzo en Maribor y mediante la colaboración desinteresada del portero rival, el Sevilla alcanzó ese empate que le daba la visa para octavos sin necesidad de depender de nadie, ni siquiera del inmisericorde Liverpool.

Tremendo puñetazo en la mesa de ese Liverpool que sigue vivo sin comprender cómo no alcanzó el copo de puntos. El 7-0 a los moscovitas del Spartak dejó bien claro quién era el mejor del grupo, pero también queda claro la indesmayable actitud del Sevilla en sus dos choques con los reds que le posibilitó enseñarle la matrícula al tercero en discordia. Era un grupo de cartas muy definidas y la verdad es que no puede decirse que en él se haya inmiscuido sorpresa alguna.

Ha ocurrido lo previsto, primero el Liverpool y segundo el Sevilla para que su gente se solace ante la perspectiva de otro coletazo de invierno en plena Champions. Y una vez más, tres competiciones por delante para que nadie se aburra. Una eliminatoria de la Copa doméstica llena del morbo que supone doblegar al que eliminó al más odiado de sus rivales y los dos ojos puestos en el lunes a la espera de ver si es un coco o un asequible el que se le empareja en el bombo.

Digamos que asequibles sólo pueden corresponderle Roma y Besiktas. Con el primero se produciría el reencuentro con su añorado Monchi y con Adriano, Medel y Negredo si son los turcos. Tampoco el Tottenham sería un rival muy desagradable, pero su marcha en la fase de grupos ha sido imparable; si no que le pregunten al Madrid. Los demás, para no pensar en ellos, con los dos de Manchester y el PSG, un horror. Pero pase lo que pase, el Sevilla seguirá soñando despierto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios