fragmentos

Juan Ruesga Navarro /

De Sevilla, en Sevilla

NO es lo mismo que alguien sea de Sevilla o esté en Sevilla. La primera de las expresiones indica pertenencia, la segunda posición o emplazamiento. Con un ejemplo quizás sea más claro: el Museo de Bellas Artes de Sevilla y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. El primero es tanto por derecho propio, como por historia y contenido, el museo de Sevilla. El segundo es una institución autonómica de alto nivel cultural situada en Sevilla, y que, a pesar del trabajo de sus responsables, no se ve como propia por los sevillanos. Aunque desde otras ciudades andaluzas, quizás si la vean como de Sevilla. Podemos pensar que el Museo lleva muchos años como institución y el CAAC no tiene tanta trayectoria y esa sea la diferencia. Pero en el caso del Museo Picasso de Málaga, desde el primer momento se convirtió en una de las principales referencias culturales de Málaga y de los malagueños, a pesar de ser una institución sufragada prácticamente íntegra con el presupuesto general de Andalucía.

Quizás tenga que ver con los procesos de gestación y aparición de dichas instituciones. Veamos el ejemplo del Teatro de la Maestranza. Es el gran coliseo lírico de Andalucía y en el que participan, a través de un consorcio, el Ayuntamiento, la Diputación, la Consejería y el Ministerio de Cultura. Pero no podemos olvidar que fue la iniciativa de la Diputación Provincial de Sevilla para crear un Auditorio, la que propició su existencia y en ese emplazamiento. Después, la dirección de la Expo 92 renunció al previsto Teatro de la Ópera en la Cartuja y aportó fondos al proyecto, ya en marcha, del Teatro de la Maestranza. Podemos seguir poniendo ejemplos de instituciones arraigadas en la ciudad y que llevan el nombre de la misma, allí donde van, como la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

Creo que en estos tiempos de prioridades obligadas por los menguados presupuestos públicos y privados es importante distinguir entre ser o estar. Pienso que aquellos proyectos e instituciones culturales que claramente son de Sevilla, surgidos de entre nosotros y para nosotros y que ponen el nombre de nuestra ciudad en el mapa cultural español, deben tener el apoyo decidido de nuestro Ayuntamiento. Y con apoyo no quiero decir necesariamente dinero para subvenciones, que podrán ser más o menos cuantiosas en función de las circunstancias, sino que sea el principal defensor de los proyectos culturales de Sevilla. Se anuncian cambios en los apoyos económicos a la cultura. El nuevo Gobierno central anticipa que va a poner en marcha una Ley de Patrocinios y Mecenazgo que facilite la llegada de dinero privado a las iniciativas culturales. Bienvenida sea y cuanto más ágil y eficaz mejor, porque se puede venir abajo todo el sistema cultural español sino es así. Los diferentes proyectos e iniciativas, para poder captar esos apoyos, tendrán que competir unos con otros y demostrar su bondad y capacidad. Sea. Pero estaría muy bien que nuestro Ayuntamiento fuera el gran valedor de los proyectos culturales de Sevilla y que esto se supiera en todas partes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios