La ventana

Luis Carlos Peris

Siempre a punto el capote de Ramón

CUANDO el torero se la esté jugando entre los pitones del toro verá por el rabillo del ojo un motivo para la tranquilidad y respirará a fondo porque en el burladero de los médicos seguirá la figura de Ramón Vila. Aunque razones de calendario lo quitan de la primera fila, Ramón seguirá estando y eso es importante. Y es que Ramón figura ya en la historia y en la leyenda de la Fiesta, que sin historia ni leyendas la Fiesta se quedaría en la muerte de un animal a pinchazos. Desde aquella tarde de calor del membrillo, de sol y muchas moscas en una plaza de pueblo, Ramón figura ahí al mismo nivel que aquel doctor Mascarell que José reclamaba en Talavera o que Jiménez Guinea en boca de Manolete la tarde de Linares. Ramón se va, pero, como en el fandango, no va a ausentarse, que seguirá en ese burladero que heredó por la vía directa de su padre para confirmar que bendita la rama que al tronco sale.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios