La ventana

Luis Carlos Peris

Siempre nos quedará el Aljarafe

COSTA Aljarafe como recurso para combatir esa barrera del insomnio que nos trae tan a mal traer. Terrazas del Aljarafe, haciendas convertidas en abrevaderos salvadores para este agosto tan ferragosto, tan endemoniadamente caluroso, antañonas alquerías que han roto en acogedores lugares con los que luchar a brazo partido con esos mercurios enloquecidos que se van a los áticos en la escala termométrica. Oasis en Salteras o Sanlúcar, en Gines, Tomares o Valencina, viejas bodegas reconvertidas para el asueto y la cosa en Albaida o Bormujos, en Benacazón o en Umbrete, cerveza en helado jarrillo de lata, tinto de verano generoso en gaseosa, cualquier cosa de éstas vale para esquivar los embates de estas calores. Alguien bautizó este territorio Costa Aljarafe y bien haría en patentar el hallazgo, que no sé qué sería de nosotros sin el Aljarafe en estas noches de mercurios disparados y chicharras de pesadilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios