PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Siga a la Sevilla de BitRock

EN la Avenida República Argentina, en un edificio de oficinas donde Cajasol ha dejado de existir y de fracasar, el vacío de un módulo lo ha convertido en sede de dinamismo y éxito una de las empresas más representativas de la ciudad lúcida que triunfa desde las catacumbas donde mejor se soporta la estulticia de la Sevilla oficial. Es BitRock, creada en 2004 con sus escasos ahorros por un joven ingeniero de Bami llamado Daniel López Ridruejo, nativo digital con genuino ADN de globalización. Queridos lectores: díganles a sus hijos y sobrinos, tan agoreros por la crisis, que descubran BitRock.

Daniel López se devanó los sesos desde el hogar familiar para crear el mejor instalador de software multiplataforma, con mecanismos de distribución y marketing puramente digitales. Eran los años en que se fundaban con rapidez en Sevilla empresas de servicios informáticos, sin innovación, con mucha mano de obra y en función de un cliente: la Junta.

En aquella época, muchos le dijeron en Sevilla que era un imbécil por no emular esa tendencia, se movía mucho dinero con rapidez. Él prefirió ser fiel a su estrategia y siguió trabajando en silencio y con estrecheces para crear el mejor producto posible, sin ver mientras tanto un solo euro de ingresos.

Ahora, están colgadas de la brocha las empresas que engordaron gracias a la Junta a la que se le acabó el dinero. Están fuera de juego en precio y en calidad en un mercado globalizado. Y BitRock es una pyme con millones de usuarios de productos informáticos de tanto éxito como su BitNami. Los tienen por todo el mundo pagando una suscripción. Y sus clientes más emblemáticos son empresas de tecnología punta: Intel, Motorola, Samsung, Huawei, HP, General Electric, Siemens. Son las mejores universidades: Harvard, Oxford, Cambridge. Y es el complejo industrial-militar de Estados Unidos: Lockheed Martin, General Dynamics, los tres ejércitos USA (Tierra, Aire y Marines).

La cigarra y la hormiga. Sevilla, otoño de 2012.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios