La ventana

Luis Carlos Peris

Sillicidio menos grave en la carrera oficial

QUINIENTAS sillas menos en la carrera oficial es un problema multiplicado por quinientos, pero que se preveía mayor, bastante mayor. Cuando hay lista de espera para hacerse con un buen sitio donde ver las cofradías, quitar medio millar parece un sin sentido por muchas razones de seguridad que se esgriman. Qué buenos son nuestros mandarines, cómo velan por nosotros, cuánta bondad, qué bien se las ingenian para que no nos pase nada. Afortunadamente para los usuarios de la auténtica carrera oficial, la otra es la que componen en toda la urdimbre urbana los ciudadanos con sus sillas portátiles, aquellas 6.500 a sacrificar se han quedado en menos de la décima parte y puede decirse que el Consejo de Cofradías ha ganado este pulso. No obstante, choca ya tanto buenismo, tanto mirar por nosotros sin que nosotros lo pidamos. Como si alguna vez se hubiese corrido peligro en la carrera...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios