Visto y oído

Francisco Andrés Gallardo

Simios

LOLA Flores recibió este lunes un hagiográfico homenaje por parte de Canal Sur. El programa llevaba grabado varios meses y se ha aprovechado con motivo del reciente aniversario del fallecimiento de doña Dolores y de paso ha relevado al fiasco de la comedia (es un decir) Año 400. La Faraona murió hace trece años y aunque durante todo este tiempo le afloraron trapos sucios del pasado, no se esperaban incomodidades en el reportaje de Toñi Moreno. Con razón era el "único homenaje autorizado" por la familia. No hubo alusiones al famoso Junco de las exclusivas y se pasó de puntillas por furibundos episodios de juventud de la fogosa protagonista. Canal Sur quería desempañar la grasa de tomate que se había acumulado sobre la memoria de la artista jerezana. Por el espacio desfilaron su hija Lolita, su hermana o el inevitable Juanito El Golosinas. Las antípodas del hormigueo albino en un programa acaramelado para una real biografía ácida y en ocasiones descarnada.

Lo más jugoso de este reportaje eran los fragmentos retrospectivos con testimonios de la propia Lola Flores vertidos por aquellos programas de entrevistas que apenas ya se prodigan, salvo por los Quintero y Petit de siempre. "Antes se hacían las cosas con más pudor, con menos desfachatez", proclamaba la homenajeada sobre sus recuerdos cuando veía pasar la droga en platos por las fiestas vip de la Barcelona en blanco y negro. Si Lola hubiera sido aquella viejecita de rodete blanco que deseaba ser, aún le quedaban confesiones para forrarse por las norias televisadas.

Entre las apariciones extraídas se incluyeron momentos de la tertulia Tres para una. Aquel programa de Telemadrid que coprodujo La Nuestra, en los primeros tiempos de las privadas, era una entrevista a tres bandas entre Forges, José Luis Garci y un Aberasturi en buena forma. Eso ahora es increíble.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios