Apunte

Ignacio Martínez

Sistema electoral caduco

UNO de los grandes acontecimientos de las elecciones del domingo pasado fue que un partido recién llegado, Unión Progreso y Democracia (UPyD), haya quedado como tercera fuerza política en 32 capitales, entre ellas Sevilla, Cádiz, Granada y Jaén. Y también en Jerez, por cierto. Ya nadie discute que el partido de Rosa Díez, despreciado en particular por los socialistas, ha conseguido votos de unos y otros. De socialistas y de populares, las dos organizaciones que se benefician del sistema electoral mayoritario implantado en España después de la dictadura, que está pidiendo a gritos una reforma. Se instauró para evitar el desgobierno, con un sinfín de partidos que impidieran la formación de mayorías claras. Pero en la práctica, salvo casos muy puntuales, se ha ido a un empobrecimiento de la pluralidad en las instituciones.

Tenemos unas restricciones excesivas que perjudican gravemente a las minorías. Por ejemplo se exige un 5% de los votos para que una candidatura pueda conseguir concejal. Después de someterse a las divisiones del sistema D'Hondt, que da toda la ventaja a los mayoritarios, al minoritario se le pone una segunda barrera. En las elecciones generales del año pasado Izquierda Unida con un millón de votos sacó dos diputados en el Congreso y el PNV seis con 300.000 votos. Los mismos 300.000 votos que le valieron a UPyD sólo un escaño. Esto se remediaría con un colegio nacional que asignara escaños a los votos que no hayan servido para sacar diputados. Medidas así fomentarían la participación. E impedirían la invocación al voto útil de los dos grandes partidos que han tomado el territorio electoral en régimen de duopolio. Por eso PP y PSOE bloquean la modificación de la ley electoral.

Nuestro sistema electoral está muy lejos de ser un hombre, un voto. Pero, de vez en cuando, novedades como UPyD animan un crispado panorama: a pesar de la abstención y gracias al distrito único y a la ausencia de barreras porcentuales, los 300.000 ciudadanos que votaron a esta formación hace un año han pasado a 450.000. En las próximas municipales puede ser un partido bisagra importante en Andalucía. A ver si los grandes espabilan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios