Visto y Oído

Antonio / Sempere

Sokatira

PERDONEN mi decepción, pero esto de las elecciones me remite cada vez más al 'sokatira', ya sabe, ese deporte vasco en el que dos equipos de 8 contendientes tiran lo más fuerte que pueden de una soga, logrando como resultado que, pese a sus descomunales esfuerzos, con tanto tira y afloja el susodicho cordel no vaya ni para un lado ni para otro.

Como entretenimiento televisivo, la primera precampaña tuvo su gracia, ayudó a poner las pilas a algunas cadenas, y avanzó en narrativa audiovisual. Tanto es así que llegado un evento como el reciente Debate a 4 organizado por la Academia, el espectador de a pie, sin necesidad de ser un erudito en comunicación, se aburrió como una ostra. Cuando no desconectó a los pocos minutos. Espero que hayan tomado buena nota de la lección y para próximas contiendas vuelvan a encargar estas labores a esas cadenas que han mostrado sobrada solvencia para afrontarlas.

Pero yo sigo con mi decepción. Con mi concepto de 'sokatira' cada vez más acendrado. Si en una misma familia los mayores apoyan incondicionalmente al partido en el poder y los más jóvenes a las fuerzas emergentes, el resultado es que cada voto, sin salir de un hogar, neutraliza al de la urna de al lado. Provocando la parálisis. Esto se puede aplicar a los de arriba y los de abajo. A los influyentes y a los parias. También a la zona intermedia que con sus querencias a uno u otro lado del arco contribuyen a éste permanezca prácticamente inalterable. ¿Y el 27 de junio qué? A estas alturas, en política, sólo sé que no sé nada. Pero intuyo que es erróneo ir de autosuficientes. Ignorar que el Brexit, y todos los Brexit' que en este mundo son, condicionarán nuestro día a día. Y de qué manera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios