Editorial

Sólo crecen el malestar y el paro

LA distancia que media entre la previsión de crecimiento de la economía española durante 2008 que hizo el Gobierno en enero (3,1%) y la que anunció ayer (1,6%), prácticamente la mitad, es nítidamente reveladora del error cometido por el Ejecutivo al calibrar el alcance de la crisis. Pudo pensarse que el optimismo de entonces obedecía a cálculos preelectorales, pero las previsiones han seguido pecando de triunfalismo, llegando incluso a la patética negativa a llamar crisis a la crisis. El vicepresidente Solbes despejó ayer, por fin, todas las dudas: el ajuste "más rápido e intenso" originado por la persistencia de los factores externos (la crisis financiera internacional, la subida del petróleo y el encarecimiento de alimentos y materias primas) ha ocasionado lo que el vicepresidente considera "la situación económica más compleja de las últimas décadas". Una crisis grave, vamos, que obliga a revisar, en vísperas de la elaboración de los presupuestos del Estado para el año próximo, las previsiones de crecimiento: el citado 1,6% para este ejercicio y un escueto 1% para el venidero. Tampoco hay garantías de que a esta revisión haya de seguir otra más realista, dadas las variables exógenas ya citadas, más el modelo de crecimiento español, con fuerte dependencia de la construcción, y la propia inacción del Gobierno durante demasiado tiempo. Las malas noticias nunca vienen solas. El anuncio de Solbes ha coincidido con la difusión de los datos del paro, que en el segundo trimestre del año ha experimentado un fuerte aumento, cifrado en la Encuesta de Población Activa en 207.000 personas, lo que equivale a dos mil nuevos desempleados cada día transcurrido. Es una dato muy preocupante, que coloca el desempleo en un 10,44%, el nivel más alto en los últimos cuatro años. Andalucía vuelve a liderar el ranking de nuevos desempleados. El CIS refleja que la principal preocupación de los españoles es la economía y que la mayoría se muestran pesimistas. No puede ser de otro modo. La economía no crece. Lo que crece es el paro y el consiguiente malestar de la sociedad. Una mala racha.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios