desde mi córner

Luis Carlos Peris

Sólo cabe mirar adelante, Betis

Ponerse ahora a adjudicar la autoría de los mal llamados refuerzos es una torpeza y una gran pérdida de tiempo

TORPEZA indiscutible parece que, en estos tiempos convulsos de resultados infumables, en el Betis se empiece a tirar a discreción, que lo mismo da que da lo mismo que el objetivo sea Fulano o Mengano, Mel o Stosic, qué más da. Lo peor que en estos momentos puede hacerse en el club verdiblanco es lo de pasar factura por los errores cuando lo pertinente es apretar los dientes y mirar hacia adelante. Mirar adelante aunque, por supuesto, convenga reparar en el pasado, sobre todo para sacar la debida enseñanza y no caer en los mismos errores, que han sido muchos y en los que no hay inocentes, pero ni uno solo.

De tanto propalar la especie de que los fichajes se hicieron colegiadamente y para los que todos los integrantes del sector deportivo del club, absolutamente todos, emitieron dictamen, la opinión pública llegó a pensar que eso era tal que así, que el consenso había sido el motor para las adquisiciones que en aquel tiempo se veían como refuerzos auténticos. No todos lo veían así, pues hubo quienes reparaban en que el Betis se había hecho de lo que los demás no querían. Por fas o por nefas, la verdad del cuento es que lo de refuerzos era un eufemismo que muy pronto, demasiado pronto, empezó a desmontarse para mostrarse como una realidad muy cruda.

Dicho lo dicho, ahora resulta ventajista y torpe crear una diana a la que dispararle, como torpeza sería que en medio de la competición se empiecen a depurar responsabilidades de forma individual en vez de mirar al frente e intentar que se haga la tranquilidad adecuada para que, sobre todo, el equipo jugue como jugó la segunda parte de Pamplona. Ahora bien, poner a Stosic en el punto de mira por éste o aquél fichaje es tan improcedente como apuntar al que trajo a Matilla, a Ustaritz, Amaya y demás. Mejor que se aprenda de la historia para no repetirla en sus capítulos más negativos mientras se mira al frente, se aprietan los dientes y se vuelve a ganar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios