Por todos es conocido el gusto que los felinos tienen por el sol. Es frecuente verlos en las azoteas buscando el lugar más apropiado para entrar en calor. Pero con 40 grados todo cambia, sólo hay que fijarse en éste que tímidamente asoma entre las barandillas de la Plaza de España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios