Visto y oído

Antonio / Sempere

Sopa

LOLITA, hasta en la sopa. La hija mayor de Lola Flores es de ese tipo de personajes que, además de estar encantados de conocerse, una buena fórmula para sobrevivir en tiempos de baja autoestima, tienen plena conciencia del poder de la televisión. Y de que mientras salgas en el medio, seguirás estando vivo en el mundo del business y cotizando en su bolsa. Existiendo, en definitiva. Rentabilizando, y de qué manera, todas tus apariciones públicas. Este fin de semana tendremos a Lolita en Yo estuve allí, la nueva apuesta de TVE 1 para la noche de los sábados. La presentadora, Carolina Ferre, dice orgullosa que es el programa más completo al que se ha enfrentado en su vida. Sus responsables sacan pecho argumentando que sólo una televisión pública, con semejante archivo, podría hacer un programa semejante. ¿Pero de qué manera van a rentabilizar este imponente material audiovisual? Basta con ver el sumario para intuir que los derroteros de Yo estuve allí no andarán demasiado lejos de los de La noria o los Salsas rosa que en las noches del sábado han sido. Cuestión de supervivencia.

Estarán las imágenes de la muerte de Paquirri, en las que, por alusiones, seguro que saldrá a relucir la viuda de España. Y en el primer programa, para abrir boca, estarán las de la boda de Lolita con Guillermo Furiase. ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?

Lolita Superstar puede estar al mismo tiempo, sin despeinarse, presentando la gala del Festival de Málaga y protagonizando ¿Dónde estás, corazón?. Concursando en Pasapalabra y en Allá tú. Apareciendo en Gente' y No disparen al pianista. Rememorando en Versión española su Goya por la estupenda película de Miguel Albaladejo y ejerciendo de tertuliana en platós varios. Todo ello sin dejar de ser portada de revistas del corazón. Como una Ana Obregón bis. Lolita, hasta en la sopa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios