crónica personal

Pilar Cernuda

Sorpresas autonómicas

HAY sorpresas con los dineros, aunque se sabía que se iban a encontrar esas sorpresas, nadie daba un duro por las cuentas de las comunidades autonómicas y los ayuntamientos, todo el mundo asumía que iban a ser infinitamente peor de las esperadas, y eso que se esperaban que fueran muy malas, que el endeudamiento fuera superlativo. Quizá ha provocado sorpresa la acumulación de facturas sin pagar, algunas de ellas guardadas en cajones desde hacía dos o tres años. Y desde luego ha habido sorpresas en la política de pactos.

Se daba por hecho que Francisco Álvarez- Cascos y Gabino de Lorenzo -que es el que manda en el PP asturiano- iban a enterrar sus rencillas, rencores y ansias de venganza para llegar a acuerdos de gobierno del tipo tú me apoyas en tales alcaldías, yo a ti en estas otras, y desde luego te apoyo para que seas presidente del Principado, pero a la hora de la verdad esas rencillas se han demostrado insuperables y ya nadie puede asegurar qué va a ocurrir en los días que faltan para que se elija al nuevo presidente.

Cascos ha ganado, pero el PP es capaz de no apoyarle y permitir que gobierne nuevamente el PSOE. Si es así, ya se pueden ir olvidando Pérez Espinosa y De Lorenzo de ser algo en política aunque a Gabino siempre le quedará la Alcaldía de Oviedo; pero si eso ocurre, el que saldrá también perjudicado es Mariano Rajoy, y no le valdrá ninguna de las explicaciones que pueda dar si no da instrucciones de que se vote a favor de su ex secretario general. Que le ha hecho un roto al PP, es cierto, pero que también a él le hicieron rotos los dirigentes regionales del PP que pretendían seguir mangoneando en el partido y por tanto pusieron la proa a un Cascos que exigía formar su propio equipo.

Ha habido sorpresa en Extremadura, donde la militancia de IU se inclina por apoyar a un gobierno del PP pero están encontrando un Cayo Lara que no quiere ni oír hablar del asunto. El responsable regional, que durante días ha reiterado que la decisión debían tomarla los extremeños, ya empieza a cambiar de discurso, no se atreve a tener criterio propio distinto al de la dirección nacional. Y en Aragón el PAR trata de hacerse querer y no acaba de dar su apoyo definitivo a una Rudi que ha sido toda una sorpresa, pues se quedó a un escaño de la mayoría absoluta. Barcina, en Navarra, busca la estabilidad, que sólo puede llegar de la mano de los socialistas. Probablemente les incluya en el gobierno, para garantizar que no sacan los pies de plato en el futuro y ponen en riesgo el gobierno.

José Manuel Soria, que ha ganado en Canarias con el 30% más de votos que la segunda fuerza pero con su mismo número de escaños puede quedarse sin gobierno. Como ocurría en Cantabria, donde la gente olvida que no era Revilla el que ganaba las elecciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios