Crónica personal

Pilar Cernuda

Subasta de votos

EN ebay subastan votos. No muchos, pero algunos españoles han puesto precio a su voto y no han dudado en acudir a internet para ver si encuentran quien les pague por votar a su partido. Prometen pruebas gráficas de que cumplen y no tienen reparo en dejarse comprar.

La subasta demuestra que un porcentaje de ciudadanos se toma a broma las elecciones, lo que no puede sorprender a nadie porque siempre ha habido sectores antisistema, o rebeldes, o pintorescos; y demuestra que las nuevas tecnologías e internet se han convertido en algo tan cotidiano que llega incluso al acto mismo de ejercer el derecho a voto. Pero demuestra algo más: que la ideología importa menos de lo que creen los partidos, y cada vez se vota más en función de la simpatía o antipatía que provoquen los candidatos, en función de su credibilidad a la hora de cumplir las promesas electorales y, sobre todo, se vota mucho "contra" alguien, contra una gestión de gobierno o de oposición, contra una cara, contra un equipo o una trayectoria.

Rajoy sale con ventaja desde el punto de vista de la gestión, el Gobierno del PP se apuntó muchos más tantos que el de Zapatero en cuestiones clave como la economía o la lucha contra ETA, no se metió en el infierno de las reformas estatutarias y sin ninguna duda pisó mucho más fuerte que Zapatero en política exterior. Pero Zapatero tiene a su favor el "gancho" entre los jóvenes, su capacidad de transmitir ilusión, y que representa a un partido que tradicionalmente se ha preocupado más que la derecha de las políticas sociales, aunque esa idea necesitaría una revisión urgente porque hace tiempo que ya no se tiene en pie. Es evidente que sólo un partido de izquierdas podía promover el matrimonio homosexual, pero nadie con dos dedos de frente defendería ya que un partido conservador no se ocupe con suficiente interés de las cuestiones educativas, sanitarias, asistencia social a los menos favorecidos o fórmulas para conciliar la vida laboral con la familiar.

Al final, los estrategas que asesoran a los candidatos se centran más en la manera de transmitir el mensaje que en el mensaje en sí. Las propuestas de Rajoy en materia económica, de empleo, de inmigración o de educación son importantes, pero lo que ha dado empuje a esas propuestas ha sido que las ha hecho públicas cuando Zapatero se tomaba la campaña como un paseo militar en el que "vendía" su imagen y punto, sin entrar en más profundidades que repartir cheques y subvenciones. Que por otra parte es una fórmula tan eficaz como la de la subasta de ebay de poner precio al voto: si gano recibirás tanto.

La clave está en la capacidad de los candidatos de dar peso a su proyecto. Porque si entramos en ideologías, es difícil poner etiquetas de izquierda, centro o derecha a las propuestas que presentan los partidos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios