EN los últimos días,el Instituto Municipal de Deportes (IMD), que dirige el edil Francisco Manuel Lolo Silva (IU), ha vuelto a ser noticia por la forma en que gestiona el dinero de los contribuyentes. El arquitecto jefe del IMD ha tenido que pedir que se paralice la polémica obra del pabellón de La Paz, el mismo donde se proyectaba reutilizar la luego desaparecida/robada cubierta de la Copa Davis, por acumular una desviación de gastos ¡del 93 por ciento! Esto significa que el pabellón va a costar el doble de lo presupuestado, justamente porque durante casi año y medio se mantuvo la ficción de que se iba a reutilizar la cubierta para aparentar una falsa normalidadtras el escándalo de su desaparición. El límite legal admisible para una desviación presupuestaria es del 20 por ciento, pero el IMD de Silva lo ha superado en 73 puntos. ¿Qué hubieran dicho IU y PSOE si esto hubiera ocurrido con otro gobierno? Segundo caso: el IMD ha recurrido a un procedimiento extraordinario y urgente para que el Ayuntamiento le apruebe el pago de 858.922 euros en facturas que tenía acumuladas en algunos casos desde 2002. Si las obras eran tan urgentes, ¿por qué el pago se demora hasta en seis años? Y ¿cómo calificar de extraordinarios servicios ordinarios como encargos a una copistería o los habituales suministros a las piscinas municipales? Se revisten de urgencia unos pagos retenidos durante años para retardar el dictamen de la Intervención: ninguna de estas contrataciones del IMD han sido realizadas conforme al Reglamento del Ayuntamiento hispalense. ¿Es éste el método de gestión del dinero público transparente y participativo preconizado por IU y por Torrijos? El alcalde ha salido en defensa de Silva con el argumento de que "todos los delegados están haciendo un magnífico trabajo". En realidad, Monteseirín estaba saliendo en defensa de sí mismo, pues nunca olvida que le debe el cargo al pacto con IU, y porque jamás pudo soñar en tener mejor pararrayos político: mientras Silva protagonice escándalo tras escándalo, nadie se fijará en otra cosa del Ayuntamiento más que en el delegado de Deportes. Como en el rugby, patada a seguir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios