Crónica personal

Pilar / cernuda /

Susana enseña las uñas

PRIMER intento de ponerla contra las cuerdas, al que Susana Díaz ha respondido con la contundencia que se espera en un responsable político: la legalidad. Incluso aunque mantener la legalidad ponga en riesgo la estabilidad de su gobierno. La presidenta andaluza no había dado muestras de energía hasta ahora, pero lo ha hecho en tiempo y forma, sin titubeos y en cuanto tuvo noticias de que IU se dejaba llevar por la demagogia y no por el cumplimiento de las leyes.

Hace tiempo que algunos políticos muestran excesiva inclinación por ponerse de lado de quienes mejor utilizan los medios de comunicación, y así se ha llegado a toma de decisiones absolutamente injustas y en algunos casos ilegales. Es dramático que una veintena de familias se quede sin vivienda, pero no se puede aceptar que después de haber ocupado ilegalmente un edifico durante dos años, al salir exijan una vivienda social, planten un campamento delante del Ayuntamiento de Sevilla para hacer más visible esa exigencia, y sólo cesan en su actitud cuando aparece un miembro de Izquierda Unida para entregarles las llaves de unas viviendas sociales que les facilita la consejería que está en manos de esa formación política. De nada ha servido a IU el argumento de que hay 12 mil personas que se encuentran en lista de espera, muchas de ellas además en situaciones de precariedad más grave que las familias okupas.

La reacción de Susana Díez dice mucho en favor de la presidenta andaluza. Por su rapidez, por su empeño en que hay que cumplir las ley y por su argumento, cierto, de que ceder esas viviendas saltándose las normas y los derechos adquiridos por quienes las han solicitado hace más tiempo y por razones más acuciantes que los residentes en la llamada Corrala Utopía era una prevaricación. Ha mantenido esa posición, que era la adecuada, a pesar de que IU amenazaba con la ruptura del pacto de gobierno. No romperán, nunca se han visto en otra, con un vicepresidente de gobierno de una región puntera como Andalucía y un reparto de cargos, despachos y salarios de privilegio que ha favorecido a centenares de militantes.

La presidenta ha enseñado las uñas, ha enseñado su carácter, ha enseñado su decisión firme, contra viento y marea, de defender las leyes. Y con ese tipo de actitud siempre se gana. En prestigio y en solvencia. No perderá el gobierno: el PP ha ofrecido apoyo a Díaz para mantenerse en el puesto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios