Pantalla táctil

Helena Arriaza

TVE no acierta ni con Ramontxu

LA 1 quiso empezar el año apostando fuerte. En la Puerta del Sol había una de las principales novedades que TVE traía en el nuevo año: Ramontxu regresaba. Dieron mucho bombo a la vuelta del presentador pero no ha sido lo que esperaban, y eso que el resto de los mortales presagiábamos lo que iba a ocurrir. Su vuelta se hizo efectiva la semana pasada y ha sido un nuevo ejemplo de que la cadena pública no acierta ni con su oferta, ni con sus rostros en ninguna franja horaria. Quede por delante que los que menos culpa tienen y los más afectados son los trabajadores, primeros en denunciar lo que ocurren y últimos en ser escuchados. Parece que los de arriba se toman lo de que sea una cadena de todos como algo que tienen que utilizar para reflejar dentro lo que ocurre en el país: No escuchan, no solucionan y las injusticias no cesan. Lamentable.

Volvamos a El Legado, concurso presentado por Ramón García que se emite a las siete de la tarde. Hubiera sido mejor ponerlo después del Telediario y así ayudaban a coger el sueño para la siesta, porque por muy familiar que sea es difícil de digerir. Y ya que los Telediarios, donde la pluralidad brilla por su ausencia, son la antesala al sueño de cada tarde ¿Qué mejor que poner al presentador de concursos de éxito de la época dorada de la cadena como El Gran Prix o ¿Qué apostamos? justo después del almuerzo? Porque hay que renovarse o morir y la verdad es que Ramón mucho no se ha renovado. Aunque pensándolo bien, para la siesta ya nos hacen el favor de ponernos telefilmes previsibles dignops de las tardes de los fines de semana de Antena 3. Así que gracias por hacernos dormir con esas películas y no quitarnos el sueño como hacían con la perplejidad que despertaba la telemendicidad de Toñi Moreno. Con quien tampoco se están portando muy bien es con Roberto Leal, a quien cambian continuamente el horario de España Directo. No cuidar a un presentador como él ni a uno de sus programas más longevos es un claro síntoma de la actitud de TVE. No es fácil competir contra Sálvame, Ahora caigo o Pasapalabra, pero si esos formatos permanecen no será imposible para la pública hacer alguno que les pueda hacer frente. Los jóvenes echamos de menos buenas series en esa franja horaria, los niños ya tienen concursos en otras cadenas.

Difícil es también luchar con dos reinas como Susanna Griso y Ana Rosa Quintana, con programas que se toman los temas con preocupación como Las mañanas de Cuatro o Al rojo vivo o con un concurso como La ruleta de la suerte. Bueno, este tampoco es que sea algo muy ingenioso así que no tendría que resultar muy complicado. Pero con María Casado en Los desayunos, que transmite que desea salir corriendo de ahí; Mariló Montero y sus meteduras de pata e Inés Ballester y sus amigas, tertulia que se ha quitado de un plumazo a Loles León por decir lo que piensa sobre TVE, no van a arreglar nada. Con Ramontxu está quedando claro que con una vez al año con él tenemos bastante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios