Crónica Personal

Pilar / cernuda

Tarde, pero llega

NO irá a prisión porque la han condenado sólo a dos años, pero Isabel Pantoja llevará la vergüenza del blanqueo de dinero el resto de su vida, y con toda seguridad se resentirá su carrera profesional. Y el ex alcalde corrupto, que hacía un corte de mangas a quien le mencionaba su corrupción, pasará una larga temporada en la cárcel, además de la ya transcurrida. Como otros que se paseaban por Marbella con mando en plaza exhibiendo una riqueza obscena y delictivamente ganada, y que finalmente han quedado "retratados" ante la opinión pública. La Justicia llega tarde, pero llega.

Alcanza a todos, sea cual sea el apellido, clase social o actividad. Hemos visto que afectaba de lleno y para mal a ministros, a importantes banqueros y empresarios, y a personas que pretendían presentarse como ejemplo de emprendedores o defensores de buenas causas. Y nada menos que dos miembros de la Familia Real han sido imputados. Lo dicho: la Justicia alcanza a todos y aunque es exasperantemente lenta -muy garantista, explicaba un magistrado días atrás, y lo decía son satisfacción- llega. O habría que decir, para ser exactos, que casi siempre llega, porque a veces se envía cuando el demandado ha fallecido. Siempre quedará la duda de qué habría determinado respecto a Jesús Gil, que representó el inicio de la Marbella de continuado escándalo.

Precisamente porque la Justicia no mira los carnés de identidad, deberíamos aceptar con mejor talante las decisiones que no nos parecen ajustadas y que se dan más de lo que nos gustaría; pero el hecho de que sean tantas las personalidades encausadas y condenadas deberían hacernos reflexionar sobre el trabajo de unos jueces que anteponen su profesionalidad, las leyes y el Derecho a cualquier tipo de simpatías, presiones o conveniencias. Dicho esto, también se podría añadir que la credibilidad en esta Justicia lenta pero que llega sería más alta si se pusieran en marcha los mecanismos para eliminar del mapa profesional al puñado de jueces de egolatría exacerbada, jueces "estrella" que no escatiman medios para verse constantemente en los medios de comunicación, provocar la polémica que les garantiza estar en esos medios y que no dudan en entrar en conflicto con sus compañeros para hacerse con casos mediáticos. Hace años que los sufrimos, y provocan tanto rechazo, tanta irritación y tanta desazón como el primer día. Nunca nos acostumbraremos a su afán de protagonismo. Como nunca nos acostumbraremos a la politización de las instituciones que deberían ser independientes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios