La ciudad y los días

Carlos Colón

Teleincensario

LOS Consejos u Observatorios emanados de la Administración suelen ser uno de esos organismos creados para constatar lo evidente y decir lo que todo el mundo ya sabe, dando así una apariencia de control y crítica del poder. Como además lo normal es que desde el poder se ignoren sus reconvenciones y recomendaciones, especialmente en lo que se refiere a los medios públicos de comunicación, resultan ser un útil medio de maquillaje democrático.

Es el caso del Consejo Audiovisual de Andalucía que, con vista de lince, ha subrayado la falta de pluralidad de la televisión municipal sevillana y señalado que el reparto de "tiempo de voz" de los partidos políticos "no es proporcional", al gozar el PSOE del 88% frente al 12% del PP; o que el alcalde es el actor político con más tiempo de palabra, con un 21,9% del total, seguido por el primer teniente de alcalde, Rodrigo Torrijos, con un 18,1%; mientras la presencia del líder de la oposición se restringe a un 1,8%.

Estas y otras cifras añaden precisión a lo que cualquier ciudadano no viciado por el partidismo puede percibir sintonizando la televisión municipal. Y aún percibe algo más: el tratamiento triunfalista, propagandístico, hagiográfico y pelotillero de la información sobre el Ayuntamiento y sus logros. No se trata sólo del reparto del tiempo, sino de la conversión de la información en propaganda, de la utilización de un medio público como incensario del poder, de los publirreportajes continuamente emitidos para mayor gloria del alcalde, del teniente de alcalde, de sus equipos y de sus maravillosos logros. Sin sombra de crítica. Casi sin presencia de la oposición. Lo más cerca del Nodo o de los telediarios del Paseo de la Habana que se puede llegar en una democracia. Y esto en Sevilla, que si ven ustedes las televisiones municipales de algunos pueblos se creerán que están en Venezuela.

Esto de la utilización turiferaria de los medios de comunicación públicos es un mal propio de las democracias jóvenes o débiles. Que se agrava cuando el poder se siente inseguro. Dado que pese al escándalo Gürtel el PP sigue aventajando al PSOE con un 41,3% frente a un 39%, según la encuesta Metroscopia realizada para El País; que según el barómetro Joly publicado ayer por nuestro grupo el PSOE-A ha perdido la amplia diferencia que mantenía con el PP, sacando los socialistas sólo medio punto a los populares en Andalucía; y que el alcalde ha perdido las dos últimas elecciones municipales, viéndose forzado a pactar con el PA e IU, es de temer que los nervios hagan caer en saco roto las observaciones del Consejo Audiovisual.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios