Visto y oído

Antonio / Sempere

Tendencias

Alo largo del año pasado Telecinco sólo emitió tres largometrajes españoles. Y algunos repetidos. Datos como éste figuran en las casi setecientas páginas del Anuario de Egeda, que escruta lo que se ha cocido tanto en la pantalla grande de los cines como en las pequeñas de los hogares. Las tablas no eluden ningún dato. Hay estadísticas sobre largos y cortos, programas de televisiones generalistas, públicas y privadas, autonómicas y temáticas.

Sin embargo, lo más relevante de un trabajo así siempre es lo referente a las tendencias. Los datos de un anuario de este tipo se quedan obsoletos de un día para otro. Es mejor escrutar todas las tablas con mirada amplia, con un gran angular. Cotejando con datos antiguos. Y valorándolos en su justa medida.

En este sentido, las tendencias son muy claras. En el prime time de las televisiones, el cine marcha en retroceso. Gana la ficción producida para la propia televisión. Ganan las series. Las españolas o las extranjeras. Y siguen ganando también los formatos de telerrealidad y de corazón, que ya llevan una década disfrutando de muy buena salud. El cine tiene mucho más peso específico en los canales temáticos. Sin embargo en nuestro país el 70 por ciento de los espectadores continúa consumiendo sólo televisión generalista, y sólo el 30 por ciento accede regularmente a los canales temáticos, por lo que la repercusión de las películas que se emiten a través de los canales generalistas sigue siendo amplísima.

En cuanto al cine en salas, en las últimas semanas ha habido un vuelco a favor de los títulos españoles. Tras seis semanas con El orfanato liderando la tabla de recaudación, el fenómeno Rec, de Paco Plaza y Jaume Balagueró, irrumpió en su primer fin de semana con un millón y medio de espectadores. Todo ello después de un año sin estrenos relevantes. Lo dicho, que las estadísticas mienten.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios