PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los Testigos son verídicos

EN La Algaba están demasiado preocupados con los sustos y errores de cálculo que depara la explotación minera de Las Cruces, incluso antes de comenzar realmente la extracción de cobre, como para preocuparse por la convocatoria en su término municipal de unos desconocidos. El deslizamiento de la enorme escombrera y la afección al acuífero son dos avisos del grave riesgo de contaminación.

Los ecologistas algabeños no podían imaginarse que las acciones de la multinacional canadiense Immet Mining podían sufrir una seria reducción de su valor en la bolsa de Toronto en función de los hechos descritos. Tan lejos y tan cerca. De vuelta a casa pudieron descartar que los directivos de Immet acamparan en las inmediaciones del pueblo, a modo de estrategia de marketing interactivo para limar asperezas y ahuyentar malos augurios.

Los Testigos de Jehová, en la creciente lucha evangélica por captar feligreses en Sevilla, se movieron rápido para confirmar que no había en La Algaba competidores de veras con el Nuevo Testamento en la mano. Y se han hecho notar para advertir que ellos no son realidad virtual sino contante y sonante, hasta el punto de que han reservado tres días el Palacio de Congresos (este fin de semana, del 18 al 20) para una asamblea con 5.500 de sus adeptos.

Dicho encuentro está confirmado, justo lo contrario de lo que les conté ayer sobre la llegada de los primeros amish a tierras sevillanas. No son auténticos. Era un tinglado urdido por estudiantes de publicidad que compiten en un concurso nacional de becas para trabajar dos meses en una de las mejores agencias publicitarias. La crisis se agiganta y la gente aguza el ingenio para meter la cabeza en una empresa. Si hace falta, engañan, se ponen el burka o se practican la tonsura. Y a rezar para que un jefe les contrate.

No me duelen prendas en asumir ante ustedes mi pecado periodístico de no confirmar una noticia, y ofrecer disculpas a quienes se vieron aludidos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios