hoja de ruta

Ignacio Martínez

Tierra de cantones

SI quieren ustedes una buena definición de Andalucía, les brindo una estupenda. Resulta que había una caja de ahorros importante en Córdoba que no quería ser malagueña y acabó siendo vasca. Y lo mismo le ocurría a otra, más importante aún, con sede en Sevilla y orígenes fundacionales compartidos con Jerez y Huelva, que pasó a ser medio navarra y ahora puede convertirse en catalana del todo. Esto es Andalucía, tierra de cantones, territorio tribal después de 30 años de un gobierno autónomo común. En el capítulo financiero practicamos una doctrina marxista clásica: hemos pasado de la nada a la más absoluta miseria.

Bueno, la situación no encaja del todo en la definición de Groucho. Nos queda Unicaja, formada por seis entidades de Cádiz, Ronda, Antequera, Málaga, Almería y Jaén. Su presidente, Braulio Medel, lleva 25 años mal contados proponiendo crear una entidad tan grande como sea posible y todo el mundo respondía que no, para evitar su capitanía. No importa que fuese la caja con mayor capital, gestión más eficiente y liderazgo más sólido. Aquí todo hijo de vecino prefería verse de cabeza de ratón.

Un servidor está sorprendido de que se le haya dado tan poca importancia al tema financiero en un territorio tan grande. Chaves intentó sin éxito lograr una caja única y Griñán demostró su escasa capacidad en este terreno, como en tantos otros, en época de rebajas. Andalucía necesita una potente entidad financiera y quizá todavía estemos a tiempo. Más allá de los personalismos, el banco resultante de una concentración necesita gobernanza, eficiencia, tamaño y territorio. En el capítulo del gobierno institucional ha funcionado mejor el Banco Mare Nostrum, en donde está integrada la caja de Granada, bajo el liderazgo claro de Carlos Egea (Murcia), que la Banca Cívica en donde está integrada Cajasol. En tamaño, el Banco de España hace tiempo que subió el listón de los 50.000 millones de activos a los 200.000. En eficiencia, nadie dice que las cajas están 20 puntos por debajo de los bancos.

Estamos en una situación de interinidad política, con una alta probabilidad de que cambie de signo el Gobierno andaluz. Pero en esta coyuntura lo que habría que proponer es que Unicaja deje caer su absorción de Caja España Duero y puje en compañía del BMN por Banca Cívica. Braulio Medel y Carlos Egea están en el núcleo duro de la CECA y parecen entenderse. Andalucía necesita un banco propio para su desarrollo y esta unión a tres abarcaría un amplio territorio español de influencia, con el liderazgo en Andalucía. Entre el deseo y la realidad hay a veces mucho trecho. O no. En tierra de cantones nunca se sabe.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios