La ventana

Luis Carlos Peris

Toca cacería y cambio de monumentos

CACERÍA de monumentos habemus a cargo de unos ciudadanos que no es que estén en contra de la monumentalidad, sino de los que protagonizan los monumentos de hogaño. No gustan de que haya estatuas de personajes populares, de artistas de materias que de siempre gozaron de indudable predicamento en nuestra tierra. Por lo que pregonaban la otra tarde junto a la Casa Grande son, por ejemplo, más partidarios de Antonio Machado que de Curro Romero y me parece estupendo, pero no querrán quitar de allí al, por antonomasia, torero de Sevilla para poner al muy antitaurino poeta de Dueñas. Antonio Machado debería tener estatua en Sevilla, claro, igual que su hermano Manuel, pero cada estatua en su sitio. En cuanto a recordar los desmanes inquisitoriales, eso ya sí que es tela de memoria histórica, qué buena memoria acordarse ahora de los autos de fe, de la pira y la madre que la parió.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios