en abierto

Francisco José Ortega /

Tolerancia cero, Finalistas dos

No es exagerado dudar sobre si los españoles en Daegu conducían un Hispania contra los Red Bull del resto

VAYA por delante que esto no es una apología del dopaje, faltaría más. Pero el Mundial de atletismo se ha consumido en la ciudad coreana de Daegu y el papel de los participantes españoles no ha podido ser más desesperanzador. Sólo una medalla de Natalia Rodríguez y el cuarto puesto de nuestro Manolo Olmedo, el resto fue un verdadero páramo en la clandestinidad de una cita que, por no tener, ni siquiera tuvo a la televisión pública como la fedataria de lo que allí acontecía. Y, lógicamente, a la mente de todos acuden esas declaraciones públicas en las que se les llenaba la boca a los diferentes cargos políticos diciendo que contra el dopaje, tolerancia cero. No está mal que así sea, al menos de puertas afuera, pero las consecuencias son éstas, sencillamente éstas. Como si se tratara de un partido de otra competición deportiva, el resultado es Tolerancia, 0; Finalistas, 2.

Más o menos se ha vuelto a los tiempos, la prehistoria del atletismo para algunos, en los que Mariano Haro era la gran estrella española y se tenía que conformar, en el mejor de los casos, no siempre, con no ser doblado durante la carrera por el gran finlandés Lasse Viren, al que muchos relacionaron después, como precursor casi, con las transfusiones sanguíneas. Es la cruda realidad si no se compite en igualdad de condiciones, ni más ni tampoco menos, con el resto de los participantes. Unos conducen un Red Bull, el de Vettel o Weber, y otros, los atletas españoles, tienen que manejarse al volante de los Hispania.

Sin repasar siquiera la prensa internacional, es seguro, segurísimo, que en Francia no habrá ni siquiera la más mínima duda sobre la grandiosidad del velocista Lemaitre. Faltaría más, los únicos que necesitan apoyos energéticos exteriores para ganar son Contador, Nadal y cualquier españolito que ose subir a un podio. ¿Y eso es posible dándose golpes en el pecho? Lo dicho: Tolerancia, 0; Finalistas, 2.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios