La ciudad y los días

carlos / colón

Tomen nota

TERMINABA ayer afirmando que mentir da votos, como demostraba el triunfo del Brexit. Afortunadamente hemos sido más sensatos que los británicos y la mentira, aquí, ha quitado más votos de los que ha dado. La unión de Podemos e IU les ha costado la pérdida de 1,2 millones de votos, a Iglesias perder el tren (¿para siempre?) del liderazgo de la izquierda y a Garzón ser el enterrador de IU con Anguita de oficiante. No se puede ser PCE un día, IU otro y Unidos Podemos el siguiente. No se puede ser leninista un día y socialdemócrata otro. El mismo Morricone cuyo Here's to You sonó en la fracasada fiesta preparada por Unidos Podemos para celebrar el fallido sorpasso, me contó, cuando el poderoso partido comunista italiano se disolvió en 1986, el chiste que circulaba por Italia: PCI quiere decir possiamo cambiare idea. Estas mutaciones no suelen funcionar. Demostrando quien es, Iglesias fue el único líder que no felicitó en su comparecnecia al ganador de las elecciones.

Sánchez se agarró al clavo ardiendo del sorpasso evitado, pero sin aludir a que bajo su liderazgo el PSOE obtiene por segunda vez el peor resultado de su historia, profundizando el pozo abierto en diciembre con la pérdida de cinco escaños y salvando los muebles solo porque Unidos Podemos se ha hundido más que ellos. Si se suma el batacazo de Susana Díaz -"el sorpasso era andaluz", titulábamos ayer- las cosas pintan mal para el PSOE.

Rivera ha hecho una mala campaña y, además de otras penalizaciones relacionadas con la polarización y el señor d'Hondt, cuya fotografía debe servir de diana para lanzar dardos en las sedes de C's, ha pagado su machacona soberbia al exigir la cabeza de Rajoy, ignorando que los españoles le habían dado dos victorias y que el domingo le han reforzado con 14 escaños más que en diciembre. "Sólo una condición: no poner los sillones por delante de los españoles", dijo la noche electoral. Pues tome nota de lo que dicen los españoles: entre los cuatro partidos con aspiraciones de Gobierno han confiado más en la derecha y el centro derecha (PP y C's: 169 escaños) que en el centro izquierda y la izquierda populista-comunista (PSOE y UP: 156 escaños). Y han señalado a Rajoy como presidente, situándolo a 52 diputados de distancia de Sánchez, 60 de Iglesias y 105 de Rivera. Si sigue vetando a Rajoy estará desdiciéndose al poner el sillón del líder del PP por encima de los españoles.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios